La Feria del Libro Infantil regresa a Buenos Aires

Publicado por Julián Pérez Porto

Una vez más, la Fundación El Libro ha organizado en el Centro de Exposiciones de Buenos Aires la tradicional Feria del Libro Infantil y Juvenil que, cada año, reúne a miles de editores, libreros, bibliotecarios, docentes y lectores de todas las edades.

En esta oportunidad, el evento se desarrollará hasta el próximo 31 de julio bajo el lema “Encantados de leer” y ofrecerá, además de más de cien puestos de editoriales de distintos países, talleres, recitales y espectáculos que buscarán promover entre los asistentes el encanto por el hábito de la lectura. Lee el resto de esta entrada »

Bill Watterson y los libros electrónicos.

Una de las razones por la cual el creador de Calvin & Hobbes fue abandonando paulatinamente su tira cómica fue por la exagerada presión que recibía del sindicato de prensa de Estados Unidos para que conservara el formato de viñetas pre – establecido por los periódicos estadounidenses. De haberse mantenido fiel a esos estándares los seguidores jamás habríamos podido conocer la célebre escena del baile entre el niño y el tigre. Así, poco a poco, Bill se fue retirando al campo de los comic books y por último, después de 10 años de trabajo, Calvin & Hobbes desaparece del mundo de las tiras cómicas.

A diferencia de Garfield, Mafalda, Snoopy y tantos otros entrañables personajes los personajes de Watterson no continuaron su vida en series animadas, camisetas, mugs, avisos telefónicos o insulsas adaptaciones al cine. Lo que conocemos de ésta singular pareja se encuentra en una cantidad limitada de libros.

Una de las razones que me disgustaban de los lectores electrónicos como el de Amazon o el de Sony es que, más allá de la comodidad generada por su tinta electrónica o lo portable de su hardware, todos los libros parecían exactamente iguales. En los libros dirigidos a adultos ese no parece ser un problema grave, la mayoría de ellos usa fuentes similares encontrándose diferencia de tamaños en márgenes y gráficas según se tratase de una edición en tapa dura o rústica. Sin embargo los libros para niños poseen una estética diferente, abundan los colores, las diferencias de formatos y la intervención gráfica más allá de lo decorativo. Lee el resto de esta entrada »

La utilidad de los cómics para aprender a leer

 

Aunque se han publicado cómics en periódicos desde al menos la década de 1890, éstos no han logrado aún ganarse el respeto de algunos maestros y bibliotecarios, a pesar de su popularidad actual entre los adultos. Pero, según una experta en literatura infantil de la Universidad de Illinois, estos detractores deberían dejar de hablar mal de los cómics.

Carol L. Tilley, profesora de ciencias de la información y bibliotecología en la Universidad de Illinois, ha comprobado que los cómics son tan sofisticados como otras formas de literatura, y que los niños se benefician de leerlos al menos tanto como de leer otros tipos de libros. Lee el resto de esta entrada »

DE LAS PANTALLAS A LAS PÁGINAS

LA  NACIÓN

Cultura

Sábado 3 de enero de 2009 | Publicado en edición impresa 

El cine, las historietas y hasta las lecturas que se hacen en pantalla, gracias a Internet, pueden ser aliados a la hora de promover la lectura entre los chicos.

Antes, uno iba al cine para ver la adaptación de un libro que le había gustado. Con las nuevas generaciones de niños, se desarrolla el fenómeno contrario.

Al confrontarse con el marketing de películas, como las de la serie de Harry Potter o Las crónicas de Narnia , basadas en los libros de C.S. Lewis, los adolescentes se interesan en los libros, fuente originaria de donde nacieron sus ídolos. Son libros particularmente eficaces para atraer a chicos de entre 10 y 14 años.

Otro caso es el de la película Crepúsculo , ahora en cartel, basada en el exitoso best seller de Stephenie Meyer. O Charlie y la fábrica de chocolate , de Roald Dahl, llevada al cine, que en su versión original sigue siendo un éxito entre los chicos.

Al dar recomendaciones a los padres, Pablo De Santis propone las recopilaciones de cuentos breves, como Para escuchar a la tortuga que sueña, de Oche Califa, o las historietas, desde Mafalda hasta El Eternauta , obras para iniciar al niño en la lectura compartiéndolas en familia.