Bill Watterson y los libros electrónicos.

Una de las razones por la cual el creador de Calvin & Hobbes fue abandonando paulatinamente su tira cómica fue por la exagerada presión que recibía del sindicato de prensa de Estados Unidos para que conservara el formato de viñetas pre – establecido por los periódicos estadounidenses. De haberse mantenido fiel a esos estándares los seguidores jamás habríamos podido conocer la célebre escena del baile entre el niño y el tigre. Así, poco a poco, Bill se fue retirando al campo de los comic books y por último, después de 10 años de trabajo, Calvin & Hobbes desaparece del mundo de las tiras cómicas.

A diferencia de Garfield, Mafalda, Snoopy y tantos otros entrañables personajes los personajes de Watterson no continuaron su vida en series animadas, camisetas, mugs, avisos telefónicos o insulsas adaptaciones al cine. Lo que conocemos de ésta singular pareja se encuentra en una cantidad limitada de libros.

Una de las razones que me disgustaban de los lectores electrónicos como el de Amazon o el de Sony es que, más allá de la comodidad generada por su tinta electrónica o lo portable de su hardware, todos los libros parecían exactamente iguales. En los libros dirigidos a adultos ese no parece ser un problema grave, la mayoría de ellos usa fuentes similares encontrándose diferencia de tamaños en márgenes y gráficas según se tratase de una edición en tapa dura o rústica. Sin embargo los libros para niños poseen una estética diferente, abundan los colores, las diferencias de formatos y la intervención gráfica más allá de lo decorativo. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Paratextos

Uno de los aspectos más importantes de los libros suele ser también uno de los más abandonados y olvidados. Muchas personas leen y son capaces de dar cuenta de aspectos básicos de su lectura y del porque les ha llamado la atención. Sin embargo cuando se busca entablar dialogo acerca de autores y editoriales de literatura infantil, sobre todo, salen a relucir los nombres de siempre: Perrault, Grimm, Rafael Pombo, Tolstoi, Norma, Walt Disney…

No se trata de los bajos niveles de lectura ya que sucede incluso con personas que comparten constantemente libros con lectores en formación. El problema es de otro tipo. Se trata de lo que consideramos leer y, dentro de lo que leemos, a que le estamos brindando relevancia.

La importancia de los libros no radica sólo en las páginas interiores. La portada y la portadilla o las páginas finales tienen una información harto relevante que permiten al lector ubicar muchas veces las intenciones del autor. Hablamos de los paratextos.

Lee el resto de esta entrada »