Bibliotecas escolares 2.0 para el desarrollo profesional docente

“La creación de una biblioteca profesional para el personal de la escuela puede ser un camino para que una comisión de maestros o el administrador estimulen el mejoramiento del desarrollo profesional. Si se establece un sistema de rotación de los nuevos materiales a medida que se incorporan a la biblioteca, de modo que cada miembro del cuerpo de maestros tenga la posibilidad de examinarlos y estudiarlos, esto puede conducir a mejorar los conocimientos del personal.”

Simpson,Ray H.. La autoevaluación del maestro. Buenos Aires: Paidós, 1967. pág., 66.

Leyendo este pasaje más que interesante se me ocurre que las bibliotecas escolares en la actualidad podrían tomar el rol de ser dinamizadores del conocimiento de todo el plantel docente desde un punto de vista de promoción de la cultura digital. Tomar el protagonismo en la web por los bibliotecarios y a partir de ahí fomentar la cultura participativa y abierta entre el plantel docente.

Los bibliotecarios escolares tienen en sus manos una oportunidad de crear “plataformas virtuales” por área donde los docentes se relacionen con material digital en línea sobre los aspectos de su profesión. Armar desde la biblioteca redes sociales con los profesores con los cuales intercambiar enlaces de la profesión. Por esto mismo el bibliotecario deberá a su vez establecerse como alfabetizador digital no solo de los alumnos, sino de esos usuarios docentes en esto de la cultura digital.

La biblioteca como líder de esta transformación, en pos no de almacenar y guardar el conocimiento didáctico, sino como protagonista en potenciar el acceso y estar al día en la formación en tiempo real de las modificaciones del conocimiento que estamos viviendo. Si de una vez por todas los bibliotecarios no asumen una relación directa con los docentes, seguirá por siempre el rol tradicional bibliotecario detrás de los estantes esperando la otra donación de libros del ministerio de educación.  Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Los libros no muerden, hablan

 Comprendido dentro del Plan Nacional de Lectura, en Villegas se realizó en 2009 el proyecto Villegas en Palabras. Como eje, la idea de que la lectura en voz alta promueve la atención en clase y la relación docente-alumno. Repercusiones favorables.

 En el marco del Plan Nacional de Lectura, el proyecto Villegas en Palabras, realizado entre mayo y diciembre de 2009 en 92 escuelas del municipio de General Villegas, en la provincia de Buenos Aires, tuvo como objetivo evaluar el impacto de las acciones que promueven la lectura en voz alta en el interior de las aulas. De los resultados que se desprenden de esta iniciativa, el 90 por ciento de los docentes afirmó que ese espacio compartido de lectura en voz alta ayudó a mejorar la atención de los chicos durante la clase y el 89 por ciento resaltó que creció la relación entre docente y alumno. Lo que se busca con este plan es que la lectura “sea una actividad central en las escuelas, sirva para recuperar el espacio y se convierta en un camino para la formación de lectores”, aseveró Margarita Eggers, la directora del Plan Nacional de Lectura. Lee el resto de esta entrada »

Afirman que leer en voz alta mejora el rendimiento escolar

Una experiencia en General Villegas certificó la influencia de la lectura en los chicos 

Cynthia Palacios
LA NACION

Nadie duda de los beneficios de la lectura en los chicos. Pero una investigación comprobó las ventajas de leer en voz alta: esta práctica incrementó la participación de los alumnos, mejoró su capacidad de concentración, la disciplina y la expresión oral y escrita.

El estudio “Villegas en Palabras” sobre lectura en voz alta, elaborado por el Plan Nacional de Lectura del Ministerio de Educación junto con el municipio de General Villegas, indagó los beneficios de esta experiencia a partir de más de 10.115 lecturas compartidas por docentes y alumnos en clase, lo que representa un promedio de 85 lecturas por día.  Lee el resto de esta entrada »

Bibliotecas escolares, a capa y espada

Son el verdadero corazón de las escuelas. Ojalá todas estuvieran nutridas y bien equipadas. Para la mayoría de los chicos son la vía privilegiada de apropiarse de las posibles lecturas del mundo. Se impone por eso defender su existencia y calidad.

 Por: Angela Pradelli   (ESCRITORA Y DOCENTE, PREMIO CLARIN DE NOVELA)

 Muchas veces me he preguntado por una definición posible de biblioteca escolar. Una definición que, como nos enseñó el filósofo Gastón Bachelard, pudiéramos abordar desde una poética del espacio. Cuáles serían las notas para esa definición si la pensáramos como signo; cuál es la intervención de su “cuerpo” en la vida de las escuelas, su articulación con los edificios dentro de los cuales funciona.

Sabemos que Borges se figuraba el paraíso bajo la especie de una biblioteca, pero ¿qué imagen construimos de las bibliotecas escolares los alumnos, los docentes, los padres, los escritores, los directores? Cómo observamos a ese organismo que algunos definen como el verdadero corazón de una escuela.  
Lee el resto de esta entrada »