Otra respuesta a la nota de R. Gagliano

Hola a todos!

Voy a presentarme:

Como bibliotecaria docente, bibliotecaria escolar, bibliotecaria profesional, profesora y licenciada en Letras siempre estuve vinculada en el ejercicio de mi profesión al ámbito educativo.

Hace 15 años que me desempeño como Jefe de Medios del CIE de Alte. Brown, reuní por años a los bibliotecarios de mi distrito para trabajar en proyectos comunes como la Expobiblio y “autocapacitarse” por medio de cursos, visitas e invitados que enriquezcan nuestra labor.

Fui capacitadora Aguapey en la Región 5 varios años y luego Referente Regional de la misma región trabajando en la gestión de la Lic. Claudia Bracchi en el CENDIE.

Conozco el trabajo de los bibliotecarios escolares de todos los niveles ya que durante muchos años los coordiné en proyectos de trabajo común, en capacitaciones, en reuniones “autoconvocadas” u “oficialmente convocadas”, realizando cursos, Jornadas, y el Primer Encuentro de Bibliotecarios y Estudiantes de la Región 5 en el ISFD Nº 35 que es el único de nuestra región que tiene la carrera de bibliotecología.

 Realmente me siento muy confundida y profundamente molesta por los conceptos vertidos en la nota por el Prof. Gagliano y no logro entender este doble mensaje que proporciona su gestión. 

El CENDIE propone para los bibliotecarios una actualización profesional a través de cursos de perfeccionamiento que incluyen el Programa Aguapey, Análisis documental y Formación de Usuarios. Entonces: ¿Cuál es el “giro antropológico” que debemos realizar? ¿No formar más a los usuarios? ¿No sumarnos al Programa BERA que tiene alcance nacional y para el que nos capacitan en análisis documental y Aguapey desde su misma institución?

 ¿Con qué argumentos se nos dice  que no somos “miembros plenos de la institución escolar”, que sólo “nos acostumbramos a vincularnos y relacionarnos con cosas, aunque sean nobles como los libros” y que “no  pensamos sistemáticamente en términos de necesidades de personas, deseos de personas, desarrollos cognitivos y afectivos vinculados a personas que usan los textos para esos desarrollos”?

 Ningún bibliotecario escolar deja de ser un miembro pleno de la institución, lo es desde su rol, que posee un aspecto técnico (una “experticia” si queremos ser modernos) que debe ser llevado a cabo para poner al usuario en contacto con lo que necesita, lo que indica que ese proceso técnico es un MEDIO para que una PERSONA acceda a la información. Para eso se trabaja en lo técnico, para eso fuimos formados: para satisfacer las necesidades de los usuarios, no para “trabajar con cosas nobles como los libros” sólo por amor a los libros… para eso están los museos, o las secciones históricas donde se conserva el patrimonio cultural de la humanidad tras un vidrio. La biblioteca es un lugar de circulación, de acceso, de promoción.

 De cualquier forma, sería interesante que se revea el rol del bibliotecario desde los propios bibliotecarios y desde la comunidad escolar, no desde el escritorio de alguien que NUNCA estudió para serlo ni trabajó como bibliotecario. Volver a pensar los alcances de su tarea, que se debata la necesidad de tener bibliotecas actualizadas, con espacio propio, lugares atractivos y no pasillos porque el salón fue usado como aula… para que realmente y no sólo en el discurso político la biblioteca “no esté en un lugar marginal sino central porque sus proyectos interactúan con otros de docentes de aulas, con la conducción, y con las propuestas propias de los bibliotecarios atento a la formación de los niños de acuerdo al desarrollo”

 Y en esa revisión, también convendría que exista la coherencia de incluir al bibliotecario en la capacitaciones de los Programas de Lectura Provinciales, permitirle ir a Jornadas Nacionales como las de la Feria del Libro o Congresos, sin descontarle el día y sumarlo al proyecto institucional desde su rol, que es el de quien puede hacer circular la información que la institución atesora. (Cuando existe, como bien reconoce el prof. Gagliano)

 El bibliotecario es docente y está “frente a alumnos” y puede acceder a concursos directivos aunque hace muy poco que esto fue reconocido. Como tal trabaja para la comunidad educativa toda, pero lo hace desde un lugar determinado, no está para enseñar o para tener la obligada “hora de biblioteca” como si fuese una materia especial más en el horario del día, no está para “cuidar el grado porque no tenés chicos” sino para proporcionarle al docente y al alumno (y padres y ex alumnos y auxiliares…) el acceso a la información, los recursos, las posibilidades…

Debe también atraer al lector, promocionar su fondo bibliográfico, acrecentarlo, hacerlo circular… mil cosas que llamamos promoción, aproximación a la lectura, marketing bibliotecológico, difusión selectiva de la información, construir la demanda y  de muchas otras formas dependiendo de la moda, las políticas y los “nuevos descubrimientos” en el antiguo arte de contagiar la lectura, de darle a otros la posibilidad de crecer compartiendo y accediendo a saberes encerrados en diversos formatos.

 No creo que los bibliotecarios “se resistan” a los cambios… creo que son promotores de cambios, que participan activamente  en la tarea, que siempre que les piden algo hacen malabares y, me consta, “préstamos  interbibliotecarios”  aún desde la biblioteca de su propia casa con tal de responder a lo pedido. Creo que participan de 1000 proyectos en cada escuela, que intentan por todos los medios atraer a los docentes y alumnos a la biblioteca cuando la tienen, que promueven autores y juntan las monedas y piden en 100 idiomas para incorporar a su fondo “algo nuevo”.

Y lo hacen para atender necesidades de personas, deseos de personas, desarrollos cognitivos y afectivos vinculados a personas  SIEMPRE.

Saludos a todos

Helena Vázquez

2 comentarios

  1. 6 noviembre 2010 a 21:30

    Hola Helena Vazquez, soy Diseñador Grafico y doente universitario, una amiga mía que trabaja de bibliotecaria me preguntó cuál software se puede utilizar para administrar una biblioteca escolar sobre Sistema Operativo Linux.
    Desde ya muchas gracias por tu atención.

    Saludos
    D.G. Martin Diaz Cortez

    • Héctor Cerviño Bibliotecario Escolar.Proyecto Voces de la Biblioteca said,

      5 diciembre 2012 a 23:56

      Totalmente de acuerdo con su criterio.Me llama la atención el desconocimiento que aflora en las afirmaciones del funcionario.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: