“Hacia una Biblioterapia” – Claudio García pintos

Alrededor del año 1977, el profesor doctor Viktor Frankl inauguró la Feria del Libro de Austria, con una conferencia sobre el libro como recurso terapéutico, en la cual planteó la posibilidad de la sanación a través de la lectura. En la ocasión señaló casos en los que un libro salvó una vida haciendo desistir al lector en su idea de suicidarse y otros en los que personas en su lecho de enfermedad se vieron reconfortados por la lectura. Asimismo comenta el caso de personas que estando encarceladas, mejoran su actitud de vida a través de un libro

Por “biblioterapia” debemos entender la utilización terapéutica del libro, pero tomando por tal (libro) no sólo y estrictamente “un libro” sino extendiendo la idea a toda “letra escrita”, sea prosa, poesía, canciones, aforismos y reflexiones. Los terapeutas, precisamente, conocemos muy bien el valor de la palabra; en particular señalo tres elementos que acentúan su valor. . .

En función de esto, se rescata a la “palabra escrita” como un recurso terapéutico formidable. No debemos pensar en escritos realizados específicamente a tal fin terapéutico, sino incluso en obras que nunca fueron intencionalmente destinadas al efecto. Por otro lado, su valor terapéutico está ordenado según la distinción precedente entre curar y sanar y según la característica de cada caso y situación. . . 

La relación de intimidad que se establece entre lector y lectura es de tal magnitud que la letra cobra un peso y un relieve muchas veces insospechado. Así, su poder de penetración es admirable y su efecto catalizador muy efectivo. El mensaje llega casi con sorpresa y moviliza en el individuo su poder de resistencia, su remanente sano, su posibilidad de superación de adversidades. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado retratados en un cuento o en una canción?, ¿cuántas veces hemos recurrido a un personaje de ficción o una poesía para dar respuesta a una situación? ¿Cuántas veces hemos apelado a una historia para comprender una circunstancia de la vida? En definitiva, ¿cuántas veces hemos sentido que tal libro “ha ocurrido” en nosotros? Ahí, como elemento catalizador, como circunstancia que me permite “darme cuenta”, como encarnación de un valor, allí mismo le encontramos respuesta al “para qué” de la biblioterapia.

 Fuente: “La logoterapia en cuentos : el libro como recurso terapéutico” – Claudio García Pintos, pág. 17-20

Publicado por Daniel. Ver texto completo en: http://bibliopolisunmundodelibros.blogspot.com/2009/11/hacia-una-biblioterapia-claudio-garcia.html

Anuncios

La Biblia más antigua del mundo ya está en Internet

Se trata del Codex Sinaiticus. Puede ser visitado en el sitio de la Biblioteca Británica.

Uno de los manuscritos más antiguos de la humanidad ya puede ser conocido a través de una visita virtual. Tras un extenso trabajo de reacondicionamiento, en el que se emplearon los últimos adelantos tecnológicos, los expertos han logrado reunir en Internet más de 800 páginas y fragmentos que se conservan de la Biblia más antigua del mundo, el llamado Codex Sinaiticus. Por primera vez, se puede acceder desde cualquier computadora del mundo a las imágenes digitales en alta resolución de las páginas de ese libro, que data del siglo IV de nuestra era.

El libro fue subido ayer al sitio de la Biblioteca Británica. Los textos fueron escritos en griego sobre hojas de pergamino por diferentes escribas y luego revisados y corregidos a lo largo de los siglos siguientes.

La reunificación virtual del Codex Sinaiticus marca la culminación de cuatro años de estrecha colaboración entre la Biblioteca Británica, la Biblioteca de la Universidad de Leipzig, el Monasterio de Santa Catalina (Monte Sinaí, Egipcio) y la Biblioteca Nacional de Rusia, en San Petersburgo. Cada una de esas instituciones guarda partes diferentes del manuscrito, que han podido unirse virtualmente gracias a internet. Lee el resto de esta entrada »

Aspectos a tener en cuenta durante la realización de la lectura en voz alta

1. Conozca el libro que va a leer. Conocer el libro permite un mejor fraseo, entonación, inflexión e interpretación del texto que se quiere dar a conocer.

2. Mire a los ojos a quienes les esté compartiendo la lectura. No hay que olvidar que leer es un acto comunicativo principalmente. La mirada refuerza los nexos de comunicación entre quien lee y quien escucha, transmitiendo al mismo tiempo una sensación de atención permanente.

3. Conozca los niveles lectores del auditorio. Leerles “Punto a Punto” a un grupo de niños preescolares o “Chiguiro” a un grupo de adolescentes puede convertirse en una labor contraproducente. Conocer el nivel lector del auditorio garantiza escoger con mayor tino las temáticas, contenidos y complejidad del texto a trabajar. Al tratarse de una lectura en voz alta sin embargo, se puede elegir un libro con un nivel de lectura más avanzado que el medio del auditorio, esto ayuda a conservar su interés.

4. La lectura no comienza ni termina en el libro. A medida que vaya realizando la lectura plantee preguntas y elabore cuestionamientos que favorezcan las lecturas intertextuales y críticas así como permita a quien escucha un momento para realizar sus preguntas, expresar sus dudas y plantear su propia interpretación del texto. Lee el resto de esta entrada »

Bill Watterson y los libros electrónicos.

Una de las razones por la cual el creador de Calvin & Hobbes fue abandonando paulatinamente su tira cómica fue por la exagerada presión que recibía del sindicato de prensa de Estados Unidos para que conservara el formato de viñetas pre – establecido por los periódicos estadounidenses. De haberse mantenido fiel a esos estándares los seguidores jamás habríamos podido conocer la célebre escena del baile entre el niño y el tigre. Así, poco a poco, Bill se fue retirando al campo de los comic books y por último, después de 10 años de trabajo, Calvin & Hobbes desaparece del mundo de las tiras cómicas.

A diferencia de Garfield, Mafalda, Snoopy y tantos otros entrañables personajes los personajes de Watterson no continuaron su vida en series animadas, camisetas, mugs, avisos telefónicos o insulsas adaptaciones al cine. Lo que conocemos de ésta singular pareja se encuentra en una cantidad limitada de libros.

Una de las razones que me disgustaban de los lectores electrónicos como el de Amazon o el de Sony es que, más allá de la comodidad generada por su tinta electrónica o lo portable de su hardware, todos los libros parecían exactamente iguales. En los libros dirigidos a adultos ese no parece ser un problema grave, la mayoría de ellos usa fuentes similares encontrándose diferencia de tamaños en márgenes y gráficas según se tratase de una edición en tapa dura o rústica. Sin embargo los libros para niños poseen una estética diferente, abundan los colores, las diferencias de formatos y la intervención gráfica más allá de lo decorativo. Lee el resto de esta entrada »