Los libros no muerden, hablan

 Comprendido dentro del Plan Nacional de Lectura, en Villegas se realizó en 2009 el proyecto Villegas en Palabras. Como eje, la idea de que la lectura en voz alta promueve la atención en clase y la relación docente-alumno. Repercusiones favorables.

 En el marco del Plan Nacional de Lectura, el proyecto Villegas en Palabras, realizado entre mayo y diciembre de 2009 en 92 escuelas del municipio de General Villegas, en la provincia de Buenos Aires, tuvo como objetivo evaluar el impacto de las acciones que promueven la lectura en voz alta en el interior de las aulas. De los resultados que se desprenden de esta iniciativa, el 90 por ciento de los docentes afirmó que ese espacio compartido de lectura en voz alta ayudó a mejorar la atención de los chicos durante la clase y el 89 por ciento resaltó que creció la relación entre docente y alumno. Lo que se busca con este plan es que la lectura “sea una actividad central en las escuelas, sirva para recuperar el espacio y se convierta en un camino para la formación de lectores”, aseveró Margarita Eggers, la directora del Plan Nacional de Lectura. Con el apoyo y el acompañamiento del equipo del Plan Nacional de Escuelas del Ministerio de Educación, Villegas en Palabras se realizó durante el año lectivo 2009. De este trabajo participaron 6828 alumnos del nivel inicial, primario y secundario y 976 docentes de escuelas urbanas y rurales del distrito. El 68 por ciento de la población educativa de Villegas se involucró con las actividades de lectura que se organizaron en tres ejes: el primero consistió en la lectura en voz alta, en el que un adulto, ya sea padre, docente o personal del establecimiento, leía durante 15 minutos antes de empezar la clase, explicó a Página/12 Margarita Montoya, la directora del Centro de Investigación Educativa (CIE). “Se trató de hacerlo al comienzo para que se cree un momento de relajación y placer”, antes de iniciar el tema, afirmó Eggers. El segundo eje implicó la capacitación docente y el tercero estuvo dedicado al encuentro con distintos escritores, entre ellos Esteban Valentino, Mario Méndez y Sandra Comino.

En General Villegas, desde el 2001, se realizaba un proyecto similar, pero sólo para el nivel primario, impulsado por referentes de la biblioteca pública y las escolares, el equipo de inspectores de ese nivel y el CIE. Así, el proyecto de 2009 fue elaborado por el CIE y la Inspección Distrital, teniendo en cuenta las sugerencias del plan de lectura, que proporcionó material, brindó las capacitaciones y se encargó del seguimiento de los resultados.

Según el estudio del proyecto, el 75 por ciento de los docentes consideró que las prácticas de lectura en voz alta provocaron el aumento de participación de los alumnos durante la clase, promovieron el acercamiento de los chicos a la biblioteca, perfeccionó su expresión oral y escrita, y mejoró el desempeño en aquellos que manifestaban problemas de concentración y disciplina. Esta actividad “se transformó en una necesidad. Por lo que pudimos observar cuando los docentes no la realizaban, por algún motivo, los alumnos la pedían”, afirmó Eggers.

Al 30 de noviembre, durante las clases, se realizaron más de diez mil lecturas compartidas entre docentes y alumnos, lo que representa un promedio de 85 lecturas diarias, arrojó el estudio, que demostró además, que los meses de trabajo más intensos coincidieron con la vuelta a la escuela luego del receso escolar prolongado por la gripe A. Además, “a fin de año se incluyó a los alumnos como lectores”. Incluso el 45 por ciento de los chicos del secundario propuso textos y algunos trajeron sus propios escritos, señaló Montoya.

El estudio demostró un gran compromiso de los alumnos y docentes de Villegas. Uno de los ejemplos que lo pone en evidencia es el de los profesores de la escuela secundaria: “El 70 por ciento de las materias de ese nivel no tienen que ver con el lenguaje”. Sin embargo, los profesores de matemáticas, ciencias sociales, entre otros, fueron los que se pusieron al frente de la actividad y “dedicaron una cantidad enorme de horas a la lectura”, afirmó la directora del Plan de Lectura.

Este programa, a partir de 2008 se realiza también en distintas provincias, como por ejemplo en Chaco, donde 400 escuelas secundarias trabajan con la iniciativa, según la directora del proyecto. Pensado como herramienta de formación e incentivo para recuperar una práctica dejada de lado, el plan busca además ser “una propuesta placentera”.

Informe: Rocío Ilama.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-137701-2009-12-28.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: